Camino a la Jornada

Mi experiencia en la JMJ Rio 2013

La Jornada Mundial de la Juventud, nos permitió compartir con 3.7 millones de jóvenes de 190 países del mundo un mismo sentir con diferentes maneras de expresión. Es muy difícil resumir una experiencia tan grande sin dejar cosas afuera. Sin embargo, podemos concluir que participar en una JMJ te cambia la vida. Saber que es un privilegio el hecho de que Dios te haya elegido para formar parte de algo tan grande no puede dejarte indiferente y te hace parte de esta generación dispuesta a cambiar al mundo.

Mi testimonio Camino a la JMJ Rio 2013

Para la gloria de Dios tuve la hermosa oportunidad de vivir una gran experiencia en mi vida al poder servirle a Dios en Camino a la JMJ. Todo este bello recorrido lo inicie al aceptar la invitación de dos grandes amigos a los cuales Dios les tocó el corazón y me invitaron a formar parte de la Comisión de Secretaria, muy emocionada de poder vivir esta experiencia en mi vida acepté y desde allí empecé a vivir cosas maravillosas.

¿Hijo cómo fue que participaste en la JMJ?

Por la tarde del tercer día, después de haber llegado de Brasil a Guatemala, regresaba de mi trabajo a mi casa y mi madre me decía: "¿Hijo cómo fue que participaste en la JMJ?, no recuerdo como fue tu llamado del Señor", a lo que pensé detenidamente con los ojos brillosos y el deseo de llorar y le respondí, cabalmente, fue un llamado del Señor, que me estaba preparando para tener ese encuentro con Él. Sin pensar que participaría en la JMJ, Dios ya estaba preparándome porque me permitió de forma saludable perder 96 libras de peso en un lapso de 18 meses. Y así fue otorgando todos los medios y recursos para hacer realidad este sueño.